Thursday, November 05, 2009

Recordando a Meglia


Recomiendo leer este reportaje hecho por los miembros de la revista Jodigoh! antes de su prematura muerte.
Les dejo el link abajo y les pego la entrevista para que lean y conozcan su pensar.
Mas allá de la genialidad de sus dibujos,Carlos era un tipo visceral que iba de frente y pensaba y decia cosas como estas:
Carlos Meglia (1957-2008) fue el dibujante argentino de mas proyección internacional, maestro del relato y experto en diversas técnicas pictóricas.
Carlos era nuestro amigo y apadrinó, por decirlo de alguna manera, nuestra revista. Nos aconsejó desde el primer momento y nos permitió jugar una tarde a que podemos entrevistar a alguien. Compartimos entonces con ustedes lo que hablamos ese día sin los cortes de edición que por cuestiones de espacio realizamos en la revista.

***

Son las doce y cuarto, han pasado tan solo unos minutos desde que Carlos Meglia nos cagara a pedos por no haber cumplido siquiera con la mitad de la tarea concerniente al (genial) seminario de historieta que está dictando en el estudio Blasón, aquí en La Plata, y junto a Lizzo, Seba y Santi acomodamos los bártulos y delineamos a gran escala, en mi libreta, las preguntas para hacerle al maestro.

Después de compartir el almuerzo y unas palabras para aclimatar la garganta, nos dispusimos con el grabador para perpetuar algunas de las tantas preguntas con las cuales hemos atosigado a Carlos en los últimos días.

JOE: Con respecto a este seminario ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Por qué enseñás? ¿Por qué lo hacés?

CARLOS MEGLIA: Porque hace más o menos quince años, un poco mas, cuando comenzaron a desaparecer las editoriales en Argentina, los dibujantes fueron dejando de tener asistentes, empezaron a trabajar para el exterior, y los trabajos para el exterior no demandan gran cantidad de trabajo, mas bien poco trabajo, y mejor pago. Entonces no se justifica tener un asistente y esa relación donde el asistente tiene un maestro que le enseña se perdió, y están todos desbandados, loco, están desbandados, no saben para que lado disparar. Los nuevos ¿no?

Quieren empezar a trabajar en esto y están dando vueltas porque no tienen una guía, yo lo único que quiero con este curso es encarrilarlos y abrirles un poco la cabeza a ver a donde quieren ir. Porque ese es el problema, están desbandados.

Eso por una parte. Después esta la otra, que la figura del editor desapareció.

La figura del editor era muy importante en el crecimiento de un dibujante, porque vos ibas con tu dibujo y el editor te decía “no loco, a vos te falta, arregla esto y esto, y volvé dentro de un mes”; te tenía así hasta que estabas justo para publicar.

Y eso no está, entonces se juntan tres o cuatro amigos sacan una revista y meten lo que se les canta el orto (risas, jolgorios, estrépitos, contorsiones). No hay un editor ahí, no hay nadie que les diga “esto está bien, esto está mal”, no, lo meten. Entonces lo empiezan a publicar, viene otro que dice “…mirá, publicaron esto, pero si esto esta publicado nosotros podemos hacer lo mismo…” y terminan haciendo todos lo mismo y descarrilándose mal.

Pero el mercado profesional va por otro lado y cada vez exige más en algunos mercados.

J: No es el caso de Argentina.

CM: No es el caso del mercado americano, hoy en el mercado americano puede publicar cualquiera, en el europeo no.

J: ¿Y acá?

CM: Este es un mercado reducido con tipos que se han puesto de editores y en general son dibujantes que quieren mantener viva la cosa, entonces empiezan a publicar revistas con mucho esfuerzo porque tampoco es el metie de ellos, pero de a poco va, van surgiendo cosas.

J: ¿Te parece que la situación en nuestro país está mejorando?

CM: Bueno, está mejor que hace tres años atrás, por lo menos hay una revista que se llama FIERRO, es una punta, el problema es que ahora se ha revertido la situación económica y hay posibilidades de hacer cosas, pero sucede que todavía nadie se arriesga.

Porque la desaparición de las editoriales argentinas fue por una cuestión económica, no porque la gente no quisiera leer, la gente que leía no tenía guita para comprar.

Uno de los síntomas buenos que tiene Argentina para saber cuando al economía se reactiva o no, es mirar las librerías, cuando las librerías están llenas es porque algo pasa en la economía, este es un país que se lee mucho, loco, a pesar que .muchos diarios digan lo contrario. En capital federal nada más, hay como seis diarios.

J: Con respecto a las historietas, ¿Qué tipo de material consumís? ¿Hay algo nuevo que te guste? ¿Algún dibujante en particular que te guste?

WALLY: ¡Ramos! (Sonrisitas risueñas)

CM: El problema es que desde hace mas de veinte años (puede ser por una cuestión de crecimiento), no hay anda que me asombre, porque cuando vos ves algo… esto parece re pedorro y re publicitario, re egoísta, egocéntrico de mierda… cuando uno ve algo automáticamente lo compara con uno mismo, si lo que estás viendo no lo podes hacer, decís “este tipo es un capo”; si lo podés hacer y mejorar decís “no loco, esto es una mierda”; y si lo podes hacer al mismo nivel decís “si, está bien”. Y a mi no hay nada que me asombre ahora, y las cosas que me asombran en realidad no son cosas nuevas sino cosas copiadas de cosas viejas, refritadas, pero yo me doy cuenta de donde vienen. No hay nada que me deslumbre porque esa cefalea que paso acá en Argentina también pasó en varias partes del mundo; si bien en Estados Unidos hay editores, no saben un carajo… entonces es bastante complicado, pero yo lo que ando buscando son cosas nuevas y las cosas nuevas por alguna extraña razón las encuentro en el pasado.

J: ¿No te parece extraño que EEUU, uno de los países que vieron nacer al comic y a sus grandes exponentes, tenga un presente tan oscuro?

CM: Bueno lo que pasa es que hay dos tipos que son culpables de eso, las historietas empezaron a cambiar cuando se empezó a poner color por computadora, se empezó a dar mayor importancia a eso en EEUU y dos de los causantes son Todd McFarlane y Jim Lee, que apoyados en ese color transgredieron todas las normas buenas del comic. Y las páginas sin color son re confusas no se entiende un carajo, no saben un carajo de historieta y el color vendía, vendía mucho y los profesionales en vez de mirar para atrás empezaron a trabajar a partir de ellos a y a copiar de ellos, entonces se hizo una gran bola y se fue todo al recontra re carajo, se fue todo a la mierda y los editores, al ver que vendían, apoyaban esas ventas sin preocuparse si estaba bien o estaba mal, y ahora están pagando los platos rotos ahora se dan cuenta de todo eso

J: Te parece que hay un dejo de ley del menor esfuerzo, que faltan ganas de laburar.

CM: No, laburan mucho, lo que pasa es que no son profesionales, EEUU es un medio de amateurs bien pago, con muchísima publicidad, muy popular, pero no saben nada.

Es mucho trabajo mal hecho. Vos agarrás a cualquier chico hoy, que este publicando en EEUU o cualquier profesional que sea de renombre, capo, y le preguntás si le gusta Roy Crane, “¿Quien?”, no lo conocen, no conocen nada ellos, conocen de Jim Lee y Todd McFarlane para acá.

Una vez, hablando con un bruto dibujante, mal historietista pero buen dibujante, mexicano él (jolgorios una vez más), yo le nombraba todo esto y me decía “…y yo ¿Por qué tengo que saber de la historia de la historieta? si yo empecé a trabajar a partir de Jim Lee”, y le digo “…loco, no me podés decir eso…”, no me podés decir que te estás metiendo en una profesión que no sabés de donde viene, no me podés decir eso, tomando solamente una partecita, porque eso se cae a pedazos. Pero no lo saben y es una pena, saben mas del comic los europeos que los norteamericanos, le preguntás a cualquier dibujante europeo sobre clásicos norteamericanos o europeos de la década del veinte, treinta, cuarenta y cincuenta, y se los conocen todos y saben las técnicas, saben porqué se hacía eso, saben todo.

J: Bueno, en Europa se han producido las mejores obras con respecto a la historia de los comics.

CM: La mejor historia de los comics que existe en Europa es la que sacó TOUTAIN, la HISTORIA DE LOS COMICS.

J: Cuarenta y ocho números…

CM: Si, es la mejor. Yo inclusive estuve hablando con los tipos… porque la relanzaron hace poco, hará dos años, yo las compré todas de vuelta en España. Todas las semanas volvía a salir, con los posters, todo. Y me puse hablar con los de la editorial que habían comprado los derechos de TOUTAIN para sacarla y les dije “loco, tienen que sacar un tomo nuevo cuando termine este, pónganse a trabajar para sacar un tomo nuevo”…

J: El tiempo pasó…

CM: Claro, más de veinte años pasaron. Y me dicen “…tenés razón loco, lo que pasa es que necesitamos mucha guita para sacarlo…” y no la tenían, necesitaban corresponsales en todo el mundo, reportajes a autores en todas partes, y es muy complicado.

J: Habría que entrevistar a Jim lee y Todd McFarlane.

CM: ¡Por supuesto!

J: En el campo de la plástica, ¿Cuáles son tus gustos? ¿Te gusta un artista en particular?

CM: Actual no. Porque caemos en la misma, vos agarrás a un artista que hoy vende como la concha de la lora, que es espectacular, y dentro de seis años el tipo desapareció y entrás a escarbar en su historia y cuatro años atrás no lo conocía nadie y tiene una vida de diez años. Son todos de descarte porque no tienen una base sólida; cuando voy a los museos, me gusta ver Fortuni, Degas, Rembrandt.

Hoy no tienen un asidero lógico, porque la pintura va agarrada de muchos lados, de lo religioso, de lo costumbrista, de un montón de lados y hoy no hay nada de eso.

Por ejemplo Lichestein, que todo el mundo habla de Lichestein, es una verga, es un invento norteamericano, loco, ¡son cuadritos de comic puestos en grande! ¿Por qué es arte eso?, yo no se, viste. Lo que pasa es que hay toda una serie de pelotudos que lo siguen y lo compran.

Yo te voy a dar una punta de como está funcionando el arte, mas o menos, el valor que se le da al arte.

Entras en una galería de arte, ves un cuadro y decís “…este es el cuadro que toda un vida quise ver…”, es espectacular, te vuela la cabeza, y tenés cinco mil dólares en el bolsillo y es todo lo que tenés. Fuiste decidido a comprar un cuadro y lo ves y vale cinco mil dólares y preguntas de quién es, y te dicen “…se llama Juancito Pedorro…”, “…si, pero el cuadro está bueno…”. Mirás al lado y ves una servilleta chiquita, pedorra, con unas manchitas y una palomita dibujada que dice Picasso y decís “¿qué es eso?”, “…una servilleta firmada por Picasso, vale cinco mil dólares…”.

Y la gente compra la palomita.

J: Estas al tanto de esta especie de reflote del artista existencial, de este tipo cuya existencia pesa mas que su obra (que en la mayoría de los casos deja mucho que desear), ¿Cuál es tu opinión al respecto?

CM: Bueno, es el tiempo el que decide las cosas, vos cuando sabes si una persona es buena o no, mas allá de si te gusta su obra, fijáte que escuela hace, que escuela deja; cuando surgió Picasso, el mundo copiaba a Picasso, ¿Cuántos hay que copien a Dalí? ¿Hay muchos hay pocos?, no hay muchos, porque en definitiva a partir de la mitad de la obra de Dalí, las obras eran una cáscara vacía, mucho efecto, mucha cosa. Y a Picasso lo han copiado mucho.

Vos fijáte la escuela que el tipo hace sin quererlo, la gente que lo empieza a copiar, ahí te das cuenta que hay algo, generalmente los que lo copian, lo copian desde lo último que el tipo ha hecho, sin seguir el camino, para ver a donde llegan.

J: ¿Y la historieta auto referencial?

CM: Si está bien hecha, bienvenida, de hecho Will Eisner lo ha hecho también, eso no me molesta, me agrada, son historietas costumbristas…

J: Cotidianas…

CM: Si.

J: ¿Sacrificaste mucho para llegar a donde estás?

CM: Yo te conté la historia con la gimnasia de Oswal.

Es muy difícil porque yo empecé a los nueve años en bellas artes, en un curso de dibujo infantil, iba los sábados a la mañana y ahí quede pegado hasta los veintisiete y después deje un año y volví para enseñar hasta los treinta y cinco, entonces era normal dibujar, pintar, hacer escultura y todo eso.

Yo te puedo decir que empecé a salir de noche con amigos a los veintidós años, porque antes a mi me venían a buscar los sábados a la noche y yo prefería quedarme en mi casa dibujando y obviamente era el nerd del barrio, viste el raro (miradas cómplices entre todos los raros de la reunión). Pero bueno, fue mi decisión, yo estaba buscando otra cosa, lo mío pasaba por otro lado.

Después, sacrificar cosas no, porque uno cuando hace una cosa que le gusta no sacrifica nada, porque a uno disfruta todo lo que hace.

J: ¿En qué consiste tu metodología de trabajo? ¿Te ordenás de alguna manera?

CM: No me ordeno, tengo un quilombo, no tengo horarios, porque si tengo horarios lo transformo en un trabajo y esto tiene que ser divertimento, te tenés que cagar de risa, tenés que disfrutar lo que hacés. Dentro de los parámetros lo disfruto y entrego, y que se yo, pero va por ahí la cosa.

Me levanto a la mañana, llevo a mi hijo al colegio, me tomo un café, leo el diario y me voy al estudio y me pongo a trabajar hasta las cuatro, cinco de la tarde, hay veces que me quedo dibujando de noche, pero me quedo porque me enganché con algo, se me fue el tiempo y son las cuatro de la mañana y estoy laburando

J: ¿Podés hablarnos de tus proyectos?

CM: Estoy trabajando para Francia.

Estoy haciendo el tercer álbum de la serie CANARI, con CRISSE que lo está escribiendo; acabo de terminar el primer álbum de RED SONG, con TRILLO, y estoy por hacer el segundo… y tengo una cosa, un proyecto del que no voy a decirte un carajo, nada. (Carcajada limpia)

J: ¿Tenés en mente volver a laburar en animación algún día?

CM: Si, claro, es lo que mas me gusta la animación.

La animación es la mayor manifestación artística, tenés todas las manifestaciones en una, tenés, desde la pintura por los colores, movimiento, tenés música, tenés todo. Si todo eso lo conjugás bien, explota, las sensaciones que sentís ahí, no las sentís en ningún lado.

J: ¿Cuáles son tus gustos en el campo de la animación?

CM: Te puedo decir que al revés de lo que pasa con la historieta, la parte mas creativa hoy, está en la animación, te das cuenta por la infinidad de estilos que hay, no solamente de dibujo, sino de dirección y animación; están realmente explorando todo, que no pasaba antes, que estaba el dominio de DISNEY y HANNAH-BARBERA, ahora no, ahora hay estudios que hacen lo que se les canta el orto, y hay cosa que están bien y cosas que están mal, y cosas que están espectaculares. Pero hay de todo y tenés para todos los gustos, y esto no pasa en las historietas…

J: Se invirtieron los roles.

CM: Cambiaron los roles sí, es impresionante, obviamente la tecnología lo ha permitido, no es lo mismo hacer hoy en día un dibujo animado, como hace cuarenta años atrás, hoy es mucho mas dinámico, todo, los tiempos se han acortado, en realidad las entregas de los dibujos animados es como la entrega semanal de las historietas, con el “continuará…”, los pibes se enganchan.

J: ¿Qué le podés recomendar a un tipo que se inicia en el dibujo de historietas?

CM: Nosotros los dibujantes de historietas no inventamos nada, o por lo menos yo no inventé nada, yo lo que hice fue tomar cosas de todo el mundo meterlas en una licuadora y salió otra cosa. El dibujante hace eso.

Es eso, y que no se enganchen con un estilo, porque un estilo tiene cosas muy buenas y cosas muy pedorras y alguien que no sabe, copia las cosas buenas y las cosas muy pedorras y va a cometer los mismos errores que el original, yo aconsejo que miren las pequeñas cosas, las pequeñas sutilezas de estilos variados y que elijan lo bueno de cada uno, que lo mezclen a ver que sale.

Si vos mirás el PRÍNCIPE VALIENTE, tenés las impresionantes puestas en escena que hacia HAROLD FOSTER, bueno, “…quiero hacer una historieta donde halla cuadros con la puesta en escena como hace HAROLD FOSTER, pero no quiero dibujar como HAROLD FOSTER, me gustan las minas que hace BRUCE TIMM, porque las dibuja así…” que sé yo, vas mezclando y ves donde llegás, obviamente después ponés cosas tuyas, después lo pasas a tinta y decís “…a mi me gusta como pasa tinta éste…”, y así le vas metiendo mas cosas.

J: ¿Comprás la revista FIERRO?

CM: La compré hasta el número trece, donde salió mi historieta, en realidad yo al compraba de onda, porque desde el primer número vi que era un cagada, “bueno va ir mejorando”, no, siguió siendo una cagada y empeoró, entonces cuando llego el número trece mal impreso, todo, dejé de comprarla, porque yo hacía el esfuerzo de comprarla y ellos no hacían el esfuerzo de mejorarla, entonces dejáme de romper las pelotas, ponéle onda.

Entonces deje de comprarla. Es una revista elitista, es como el básquet, “sos enano, no jugás”.

J: Pareciera haber amistades que cumplidas que dificultan la evolución de la revista.

CM: Hay amistades.

Hay mucho amigo que sé yo, mucha gente que habla mal de los colegas, que hacen mierda a los capos de la historieta, obviamente no por nada los hacen mierda, porque ellos no les llegan ni a los tobillos, entonces hay que bajarlos.

Me da bronca eso.

J: Bueno ahora vas a poder leer la JODIGOH! La primera te la regalamos.

CM: ¡Que hijos de puta!

Risoteada frenética, fiesta tribal, Carlos descarga su furia contra una bolsa, en cinco minutos tiene que darle la clase al grupo de la tarde, el tipo nació para que su vida y obra sean definitivas.

Nosotros nos esfumamos meditabundos.

Maldición, va a ser un día hermoso.

Carlos nos comenta, ya finalizada la entrevista, su primer trabajo profesional.

CM: Todas las semanas iba a la editorial RÉCORD y me atendía JUAN ZANOTTO, le llevaba páginas gigantes con cosas de selva y me decía “que buenas que están, pero no tenemos guión de selva”, yo quería cualquier cosa, y todas las semanas me rebotaba, pero mal. Llevaba ilustraciones y rebotaba.

Estaba trabajando con OSWAL y un día el no podía ir a capital y me dice “lleváme estas historietas”, se las llevo, me atiende ZANOTTO, “¿me traés un dibujo para ver?”, “no, no tengo nada, tengo lo de OSWAL”, “pará que SCUTTI quiere hablar con vos”, viene el tipo y me dice “vos sos carlitos, el asistente de OSWAL, vos pintabas ¿no?”, “yo pinto”, “preparáme tres tapas”.

Voy, y le cuento a Osvaldo, “mira lo que me pasó” y dice “es así, vos podés ser un capo y vas, y siempre te rebotan o podes ser un mediocre y vas y ese día el editor se garchó a la secretaria y revolea laburo a todos lados”.

Pero ahora no hay editoriales donde golpear.

***

Adios, maestro.
*Publicado por JÓDIGOH!

http://jodigoh.blogspot.com/2008/08/carlos-meglia-1957-2008-fu-el-dibujante.html


PD:dedicado a vos Alejandro que siempre lo tenes presente al maestro

5 comments:

MERBITT said...

Siempre disfruto muchisimo leyendo reportajes a Meglia. El tipo hablaba sin pelos en la lengua y hasta parece que te hace partícipe de la charla.
Un hermoso recuerdo.

oenlao said...

la habia leido. son buenos los jodidos y el master ser siempre un master.

Fernando Sosa said...

Merbitt:lo anecdotico es que esto seguirá siendo un sintoma de la historieta argentina y mundial hasta que alguien o algo cambie todo.Carlos veia y ahblaba desde su propia expiencia,por haber pasado justamente por todo eso.
Y en todo lo dicho por Meglia aqui coincido 100%.
Oenlao:Los chicos de Jodigoh! son buenos artistas,si,y esta nota se vá al carajo de buena,es un tesoro :)

Oz said...

Hola, felicitaciones por tu blog, tu estilo de Arte es muy bueno y tu blog es muy variado.
Un gran saludo desde
http://cinemarcial.blogspot.com/

Lubrio said...

Había leido la entrevista en su momento... irremplazable el espacio humano y profesional dejado por Meglia.

Saludos! :)