Monday, March 07, 2011

Entrevista al dibujante Carlos Gomez




Entrevista a Carlos Gomez

de Fabio Bulla

Tu consagración definitiva aconteció con Dago. ¿Cómo ha sido tener que confrontar con un dibujante como Alberto Salinas y aproximarte a la leyenda de Robin Wood?

Te pongo un poco en situación. Robin Wood: la leyenda, el playboy que ha conocido todo el mundo (Buenos Aires, Sydney, Los Angeles, Paris, Copenhagen, etc.) viviendo tantas peripecias como sus personajes, el autor de miles de historias que lo han hecho famoso en el mundo. Quiere contactarse con Carlos Gomez. Carlos Gomez: vive en el ignoto pueblito de una provincia de llamado Mendiolaza (2000 habitantes en ese entonces), con su esposa e hijo en una casa de 30 metros cuadrados sin teléfono ni corriente eléctrica. Trabaja de noche con un farol a kerosene o con lámparas alimentadas con energía eólica o con la batería de un Jeep modelo 1962. Como verás, la asimetría entre los personajes de esta historia as muy grande. Te cuento una pequeña anécdota del primer encuentro. Robin consigue el teléfono de mis padres que viven a unos 30km de mi casa. El mensaje es que quiere hablar con migo en Buenos Aires dentro de dos días. (Buenos Airesmestá a unos 800 km de donde yo vivo. Ahora recuerdo bien, era 1995. En Córdoba se estaba produciendo una de las cíclicas crisis económicas (cuandos los grandes capitalistas y los organismos
internacionales de crédito deciden tomar sus ganancias); había en esos días una gran movilización con muchos disturbios y represión policial. El día antes de la cita con Robin yo viajo a Córdoba a comprar el pasaje de
ómnibus para Buenos Aires. Una vez comprado el boleto me quedo en el centro de la ciudad para participar de las manifestaciones. Mala idea: La policia tenía órdenes de apresar a un número determinado de personas. Como yo tengo
barba y pelo largo daba con el perfil justo de un agitador izquierdista, así que con la amabilidad que caracteriza a las fuerzas del orden (patadas y golpes con los bastones de goma) me invitaron a subir en un camión. De poco sirvió que en la comisaría yo les explicara que el boleto para Buenos Aires era para una reunión de trabajo. Para los astutos policías ese boleto confirmaba sus sospechas que yo era un agitador que había venido desde la capital argentina. La situación era que la oportunidad de mi vida se esfumaba (Robin se quedaba en Argentina solo unos días) culpa de la maldita policía que, en lugar de perseguir a los ladrones que se robaron este país, me tenían a mi y a otros 10 transeuntes en un calabozo con el piso mojado. Por suerte, mi cuñado que es un abogado con contactos me pudo hacer soltar. Pero ya era demasiado tarde para alcanzar el ómnibus así que mi padre, me prestó plata y pude tomar un avión en la mañana y estar a tiempo en Buenos Aires, lógicamente sin dormir. En aquel momento no le conté nada a Robin por miedo a que este antecedente me perjudicara. Bien, anécdota aparte, te cuento que el trato con Robin y con Alberto ha sido realmente muy humano. Yo tenía la idea de que ambos eran personas inaccesibles como generalmente son las estrellas que se destacan en cualquier arte. La verdad es que me equivoqué. Ambos se brindaron abiertamenmte para ayudarme en lo que yo necesitara. Robin, quien es una persona que recibe a infinidad de fanáticos, amigos, y propuestas de negocios cuando viene a Argentina, me dedicó muchísimo tiempo para corregirme dibujos, hablar de la personalidad de Dago y de sus planes para el personaje. Alberto, que es una persona un poco mayor, me tuvo una enorme paciencia y me demostró un gran apertura mental para aceptar mis ideas respecto al
ratamiento del personaje que, por una lógica cuestión generacional, diferían de las suyas. Al principio la mecánica de trabajo con Alberto era la siguiente: cuando recibía el guión, yo viajaba a BSAS, lo leíamos, lo discutíamos, buscábamos n su enorme biblioteca la documentación necesaria y me volvía a Mendiolaza para hacer el lápiz. Una vez terminado esto, volvía a viajar y allí corregíamos lo necesario. Con el tiempo fuí haciendo también la tinta y al fin, mas adelante la historieta completa con el seguimiento de Alberto. Al mismo tiempo yo segúía ayudandole a Lito en los ibros de Martin Hel.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración al dibujar, historietísticas, pictóricas, etc.?


Podría hacerla fácil y decirte que mis fuentes son muchas y que prefiero no hacer una enumeración, porque seguramente me olvidaría de algún autor y de ese modo sería injusto. Pero en este caso intentaré pensar una respuesta decorosa (te cuento que me resulta bastante difícil pensar frente a la computadora. En realidad también me cuesta hacerlo lejos de la computadora ;) Hay muchos artistas que admiro, pero no necesariamente son los mismos en los
que me referencio a la hora de dibujar. Este es una lista de los dibujantes a los que estudio: Alberto y Enrique Breccia, Alex Toth, Zaffino, Lucho Olivera, Lito Fernandez, Giraud, Mandrafina, García Seijas, García Lopez, Serpieri, y muchos otros que en este momento no tengo presente. De los pintores que te puedo citar estan el español Soroya y el norteamericano Frederic Remington. El primero por el extraordinario uso de las luces y las sombras, y el segundo por la increíble destreza en el manejo de los caballos y los paisajes abiertos. Hay también un pintor italiano del siglo XVI o tal vez ya del XVII que me ha producido una profunda influencia por el empleo de las técnicas de perspectiva : Canaletto.
No hace falta, me imagino, nombrar acá a los nombres obvios como Miguel Angel, Rafael, El Greco, etc. Por último, quisiera aclararte que el dibujante en general está continuamente observando el mundo y reinterpretando lo que vé. En mi caso, todo el tiempo estoy tratando de resolver como podría plasmar en el papel la imagen que tengo frente a mi: una arruga en una ropa, el brillo del pelo de una mujer, el follaje de un determinado árbol, el pliegue de los labios en una sonrisa irónica, etc. etc.

Entre tus colaboraciones hubieron dibujantes del calibre de Lito Fernandez y guionistas como Ricardo Ferrari y Robin Wood,¿podrías describirnos como son en realidad?

De mas está decirte que los tres que has nombrado son, ante todo, buenas personas. En su faceta profecional , puedo decirte que Lito es tan increíblemente prolífico como responsable. Admiro su enorme capacidad de organizar el trabajo con distintos ayudantes y conciliar estilos diferentes. Es una fuente inagotable de consejos e
indicaciones útiles para el dibujante. Personalmente, por la circunstancia de haber trabajado bastante tiempo con el, puedo decir que fran parte de mi "oficio" se lo debo a él. Me ha quedado grabada a fuego la frase que tanto Lito como Horacio Lalia me repitieron tantas veces: en el dibujante de historietas es tal vez mas importante la constancia y la perseverancia que el talento natural. Respecto a Ricardo Ferrari, creo que su característica que más me llama,la atención es la enorme velocidad a la que funciona su cerebro. En el transcurso de una conversación, en la que pasa de temas tan diversos como la etapa actual del capitalismo a la probabilidad de ocurrencia de
determinado patrón de conducta de un grupo de gatos sometidos a ciertos estímulos, probablemente se le ocurran dos o tres ideas que finalmente terminen siendo guiones. Mantener una conversación con él, es ciertamente interesante pero exige un gran esfuerzo de concentración. De sus guiones, lo que más me cautiva es la base científica que los sustenta. Esta base se puede encontrar tanto en su planteo lógico como en los datos históricos, sicológicos,
sociológicos, etc. en los que se apoya. Me viene a la memoria en este momento un antiguo guión ilustrado magistralmente por Capristo, cuya idea fuerza era la de que la Tierra se encontraba en un futuro cercano en una regresión al medioevo debido a la destrucción total y prematura de las reservas de petróleo. Esta destrucción se produjo, paradojalmente, por el intento de unos científicos de encontrar unas bacterias que descompusieran el plástico. Los científicos lograron su propósito, pero estas bacterias no se detuvieron cuando acabaron con todo el plástico, sino que continuaron su labor con el resto de los hidrocarburos (el plástico es un derivado de ellos), incluyendo las reservas mundiales de petróleo. Genial. La idea me pareció originalísima: un sano intento de recomposición ecológica que termina en un desastre ecológico. Toda una lección sobre que es lo que puede, suceder cuando el hombre manipula ciertos resortes de la naturaleza sin demasiados escrúpulos.

Podemos decir que Robin se encuentra en las antípodas de Ferrari. Si algo caracteriza a la producción de Wood, no es la planificación sistemática de sus historias, sino su extraordinaria espontaneidad. Robin debe ser una de las personas que conozco que más libros tiene leídos en su vida. Lee absolutamente de todo. No hay texto que caiga en sus manos que no devore. Supongo que esta compulsión tiene sus efectos. Robin puede escribir con gran solvencia situándose en cualquier género: novelas románticas, relatos ambientados en cualquier período histórico y en cualquier ámbito geográfico, historias policiales, humorísticas y un largo etc. Es una característica de Robin la de comenzar a escribir y no saber como va a terminar la historia. Es como si los personajes tuvieran vida propia y decidieran sus destinos ellos mismos. Por esta razón, yo intento comenzar a dibujar una saga de Dago cuando ya está completamente escrita. Esto me facilita la planificación en cuanto a que de esta forma puedo conocer la importancia relativa de cada personaje, los distintos escenarios que debo preparar para la historia, etc. No quiero terminar esta breve semblanza de sin destacarte que ante todo, Robin es un profundo conocedor del alma humana. Supongo que esto se debe a su vida muy rica en experiencias. Si prestas atención a los personajes que el crea, podrás descubrir que en muchos de ellos se puede encontrar una verdadera profundidad sicológica . Sus personajes no son estereotípicos, sino que tienen sus matices. No son totalmente buenos o irremediablemente malos, son bastante mas parecidos a lo que la gente es en la realidad con sus virtudes y miserias.

La historieta ha tenido tres grandes maestros del dibujo: Alberto Breccia, Arturo Del Castillo y Josè Luis Salinas. Para un dibujante ¿cómo es sentirse parte de semejante escuela gráfica?

La lista de maestros de la historieta creo que es bastante mas larga. Los tres artistas que nombraste, a mi parecer, se destacaron en el mundo de la historieta argentina por su capacidad de crear obras maestras de la ilustración. Hay otros genios cuyo fuerte es y ha sido el relato, dejando en un segundo plano de importancia el aspecto puramente gráfico del trabajo. Ahora respondiendo a tu pregunta, tengo que decirte que con orgullo soy un atento y esforzado alumno de la escuela en la que descollaron Breccia, Del Castillo y Salinas entre orros. Sé que aún me encuentro a unos cuantos años luz de esas estrellas, pero con el tiempo y con constancia podré llegar a absorber aunque sea un pequeño porcentaje de la luz que irradian. No es que me esté haciendo el modesto. Es la verdad. Me llevará años de
observación y maduración poder lograr los climas de Breccia, dibujar los rostros de Del Castillo o los caballos de Salinas.

¿Cómo haces para ser tan prolífico? Estamos a un minimo de doce páginas por semana y tu estilo, el cuidado del detalle y de las expresiones no se resienten.


No hay ningún secreto. Quienes no poseemos un talento especial, estamos acostumbrados a reemplazar esa falta con esfuerzo. (Los lobos no son animales mucho menos veloces que los venados pero terminan atrapándolo por que son más resistentes al cansancio.) A lo largo de los años he podido lograr imponerme un ritmo de trabajo que se ha convertido en hábito. Hasta ahora me ha sido bastante difícil trabajar con ayudantes, dem hecho lo hice solo por un breve tiempo, por eso me ayudo con la computadora en lo que se refiere a las tareas mecánicas y repetitivas como aplicar texturas, rellenar zonas de negros y grises, limpiar los bordes, etc. Mi día de trabajo es bastante largo, comenzando cerca de las 5 de la mañana y terminando muchas veces a las 8 de la noche. Por esta exigencia de tiempo, tengo que dejar de lado muchas actividades que antes realizaba. De todas formas, siempre guardo la esperanza de que en el futuro podré retomar una vida más normal. Para que no suene a queja, tengo que decirte que, si me dieran a elegir, no cambiaría por nada en el mundo mi trabajo. La verdad es que me divierto mucho haciéndolo.

¿Cuáles piensas que son las diferencias entre el Dago de Salinas y el tuyo? ¿Se refieren solo al aspecto gráfico o Robin Wood ha además adaptado las historias al estilo de los dibujantes?


Hay una diferencia que salta claramente a la vista entre el Dago de Salinas y el mío: el de Salinas es infinitamente mejor. Pero, como Salinas no lo hace mas, lo sigo yo. Peor es nada. Y en definitiva soy lo que hay y los lectores han tenido que resignarse. Otras diferencias más sutiles, en lo que tiene que ver con el aspecto gráfico es que Salinas le daba a las historias un carácter más épico y grandilocuente ayudado por perspectivas aéreas con puntos de fuga infinitamente separados y composiciones en las que predominaban los elementos verticales. Otra característica muy notable, especialmente del primer período de Dago, es su tremenda audacia para el uso del negro. Hay que ser muy valiente para utilizar el pincel grueso con la maestría de Salinas. Haciendo una comparación cinematográfica, podríamos decir que Salinas filmaba en 35mm y yo lo hago con una camarita de vídeo digital. Mis imágenes son un poco más movidas.

Respecto a la segunda parte de tu pregunta, no estoy muy seguro que Robin Wood haya adaptado los guiones a mi forma de dibujar. Tengo una vaga impresión que los últimos capítulos que dibujó Salinas tenían un carácter mas intimista a diferencia de los que comencé a dibujar yo, que necesitaron un mayor despliegue escenográfico (Pavia, Sacco de Roma, etc.)

¿Cual es tu relación con el guión? ¿Prefieres tener mucha libertad o prefieres ser guiado detalladamente?


La verdad es que prefiero tener un marco historico y geográfico bien definido. En cuanto a las deciciones sobre encuadres, composición, personajes que aparecen en los cuadros, etc, me siento muy cómodo con la total libertad que tengo con RW y Eura. Me gusta poder decidir sobre cuestiones tales como la fisonomía de los personajes, las secuencias temporales de sus apariciones, sus actitudes o actividades paralelas al relato, la dispocición espacial de las escenas, la necesidad o no de agregar o fundir cuadros, etc.
Te recalco que en estos aspectos tanto RW como Eura han confiado plenamente en mi criterio.
Es muy interesante constatar que el dibujo puede sutilmente contar una historia paralela al guión, puede reforzar este o incluso subliminalmente contradecirlo.

El Capellán, sobre textos de Ferrari ha sido uno de tus primeros trabajos. ¿Puedes contarnos algo sobre la gestación de esta obra?


No fue mi primera experiencia con guiones de Ricardo. Previamente tuve a mi cargo una serie de Lito Fernandez con guiones de Ferrari sobre la realidad de un paramédico en NY titulada Kent. Al principio le ayudaba a Lito con el lápiz y algo de tinta y luego Lito me la dejó totalmente a mi con el acuerdo de la editorial Columba.
Con esto te quiero decir que al recibir Capellán yo ya conocía bastante bien como funcionaba la cabeza de Ricardo, o sea que no fue totalmente nuevo con lo que me encontré. Si fue una novedad el tema bélico, al que nunca antes habiá tenido la oportunidad de explorar. Era entonces para mi un desafío.
Capellán se desarrollaba en la Indochina de posguerra, entre los años 1949 y 1954, fecha en que el pueblo vietnamita expulsan a las tropas coloniales francesas (Dien Bien Phu). A diferencia del periodo posterior de esta larguísima guerra de independencia en el cual el imperialismo norteamericano se involucra mas abiertamente, el período de Capellán adolece de fuentes mas o menos accesibles de documentación. Frente a la profusión de libros, revistas y filmografía de los últimos años de la guerra de Vietnam, la etapa francesa del conflicto se mantiene en una penumbra.
Me acuerdo de una charla que tuve con un bibliotecario de le Alianza Francesa de Córdoba luego de una exhaustiva busqueda de fotos del conflicto con magros resultados. Este francés terminó diciéndome con una sonrisa cómplice: "...lo que pasa es que en realidad nosotros nunca estuvimos allí."

La usina de Fernandez te ha permitido emerger hata convertirte en uno de los mas grandes dibujantes argentinos (¿?) ¿Cómo ha sido el pasaje de ayudante a dibujante afirmado?


Estimado Fabio, "uno dei più grandi disegnatori argentini" me parece un poco exagerado, pero de todos modos te agradesco el cumplido.
Tiene cierta lógica pensar que el hecho de ser uno quien firma los trabajos lo responsabiliza de una forma mas directa sobre los aciertos o errores de la obra y que dicha responsabilidad se diluye si uno está detrás de otra persona a quien ayuda.
En mi caso, el peso de la responsabilidad en ambas puntas del trabajo ha sido siempre el mismo.
Al principio, para mi la realidad de estar trabajando con el lápiz en el mismo papel que luego utilizaría con el pincel Víctor Hugo Arias, Lito Fernandez u Horacio Lalia, tenía la misma enorme carga de responsabilidad que ahora tiene terminar una página completa de Dago que leerán miles de personas.
Además, antes de trabajar con Lito y Horacio, yo ya había publicado en un periódico de mi ciudad una tira diaria de ciencia ficción hecha completamente por mi.

¿Cuáles serán para ti los futuros Gomez de la historieta argentina? ¿Tienes algún nombre para decirnos?


Primero que nada, no sé si ser un Gómez es algo que sea demasiado bueno para nadie (? )
Segundo, la verdad es que la realidad de mi país, devorado por la globalización, no permite que miles de artistas realmente talentosos puedan encontrar un canal de expresión. Las nuevas camadas de dibujantes no tienen revistas donde publicar y por lo tanto no tengo un conocimiento serio de la realidad actual de la historieta en Argentina. Esto no me permite contestarte seriamente a tu pregunta.

¿Qué piensas de la historieta italiana? ¿Cuáles son los artistas que admiras mas?


De la historieta italiana, tengo que decirte que solo conozco lo que veo a través de las revistas de Eura y muy poco de otras publicaciones.
No creo que sea suficiente para dar una opinión sustentable: me faltan muchos datos. De los artistas italianos que mas admiro te puedo dar una breve y, seguramente injusta, lista: Milo Manara, Eleuteri Serpieri, Hugo Pratt, Massimo Carnevale,Tacconi, etc. Respecto a las nuevas generaciones, tengo que decirte que hay autores nuevos que me han dejado muy esperanzados sobre todo el grupo de chicos que está haciendo John Doe, encabezados por Lorenzo Bartoli y Roberto Recchioni.

La influencia del manga se hace sentir cada vez mas. ¿Piensas que sea beneficiosa la confluencia de estilos.


El público lector de historietas en particular y el público en general (al que hay que captar), está cada vez mas sometido a la estética del video juego. Nos guste o no es una realidad. La historieta, sin perder sus caracteríasticas propias, a mi entender, debe adquirir, digerir y finalmente asimilar elementos de esta estética dominante para poder ser asimilable al público en general. Esto no debe tomarse como una claudicación. No debemos confundir el terrible planteo ideológico de la mayoría de los video juegos con su interfaz estética. Una de las mayores consecuencia de la proliferación de estos juegos es la gran cantidad de información visual que los lectores actuales tienen que los diferencia de la media del lector de los años ’60 o ’70 por ejemplo que solo podían ver cine o TV.
El manga, que no puede tomarse como una sola cosa porque en un mismo género podemos encontrar obras muy distintas, posee en general elementos que pueden serle muyu útiles a la historieta en su adaptación al medio. Estoy pensando principalmente en sus recursos tecnológicos y sus composiciones tana dinámicas.
En general no estoy de acuerdo con los "purismos" en ningún campo. Además, mas allá de lo que nosotros pensemos, la confluencia de estilos se producirá y de hecho ya está sucediendo.

¿Tienes algún proyecto en particular para el futuro?


Por el momento, Dago ocupa toda mi atención y no me permite pensar en otra cosa mas que en ver la forma de mejorar mi dibujo y optimizar el tiempo de trabajo. Lo que si estoy haciendo en mis pocos minutos de descanso es aprender el manejo de un poderoso programa de diseño y animación en 3D.
Estoy estudiando su aplicación práctica en mi trabajo y sueño con la posibilidad de poder incursionar en el futuro en la realización de cortometrajes, educativos especialmente.

¿Cuál es la saga de Dago dibujada por ti que prefieres?


Pregunta dificil de contestar, sobre todo porque el capítulo que estoy terminando en este momento es el número 406 (Página Nº 4872).
Sin pensarlo mucho, te puedo decir que me han dado algunas satisfacciones las sagas de Roma, Lucca y la parte de las aventuras en América desarrolladas en Perú y el Amazonas en general.

¿Cuáles son las tres historietas que no deberían faltar en le biblioteca de un apasionado?


Esta pregunta debería contestartela alguien que sepa mucho de historieta. Yo solo tengo algunos datos sobre cómo dibujarla. No soy ni remotamente un conocedor ni estudioso del género. No tengo grandes conocimientos teóricos que volcar, mis saberes son casi totalmente prácticos.
Si te puedo decir que si me dieran a elegir tres historietas para llevar a una isla desierta en la que seré exiliado de por vida, me llevaría el capítulo de Mort Cinder referido a la Batalla de las Termópilas (Breccia- Oesterheld), uno de los libros de Punisher de Zaffino y cualquier capítulo de Druuna de Serpieri.

.

2 comments:

DIAZ said...

lo conooci a Carlos hace muchos años, me llegue por su casa para pedirle algunos consejos de como encarar el dibujo , con la esperanza de hacer historietas. realmente su profesionalismo me asombro, sus originales eran obras de arte. detalles de arquitectura de epoca sacadas de libros de la facultad! estudios de anatomía. En fin una documentacion asombrosa para realizar la historieta, ahi me di cuenta que yo no sabia practicamente nada, y que no se podia tomar esto como un hobby o un laburo extra. Para ser bueno o muy bueno como es el, hay que dedicar la vida a este oficio.

Pablo

Fernando Sosa said...

Coincido plenamente Javier,yo también tuve el agrado de conocerlo y visitar su estudio hace muchos años atrás y creeme,también me lleve la misma impresión cuando veía como trabajaba él y todo lo que vos tan bien detallas sobre documentación,técnica,etc.
este finde fui al cabildo y volví a ver esas obras de arte que son las paginas hechas por él de Dago y volvían mis recuerdos y esa impresión que me lleve aquella vez.Y es como decís vos,este oficio no es joda y para ser un grande como él hay que estudiar y no sobrar la profesión,ademas,el tipo mantiene una conducta y un bajo perfil desde aquel momento hasta la fecha y no se las cree,eso lo hace doblemente grande.
Un saludo Javier y nos estamos leyendo.

Fer!S