Monday, January 19, 2009

Melvin contra E.T o la historia de un plagio

En octubre de 1975 el dibujante barcelonés Joaquín Blázquez creó, por encargo de la editorial americana ‘Warren Magazines’, a ‘Melvin’, protagonista de la historieta publicada al año siguiente en el número 49 de ‘Vampirella’, titulada ‘Then one foggy Christmas Eve’. Este personajillo es el que veis en la imagen superior. Es muy probable que os recuerde a alguien. Siete años más tarde, un bichejo muy similar saltó a la gran pantalla para acabar convirtiéndose en uno de los iconos más importantes del séptimo arte: ‘E.T. El Extraterrestre’.

Blázquez se obsesionó con llevar a juicio a Steven Spielberg. Sin recibir jamás respuesta ni explicación, aquejado de una profunda depresión nerviosa, el artista falleció a los cuarenta años de un derrame cerebral provocado por la continuada ingestión de medicamentos y alcohol.

El documental ‘Melvin contra E. T.’, que verá la luz el año en el que se cumplen veinticinco del estreno mundial del film de Spielberg —y cuyo trailer puede verse aquí—, nos muestra la compleja historia vital de Joaquín Blázquez.


11 comments:

Fraga said...

reveladora primicia mi estimaster Fer!!!

Joaquin Blazquez "Melvin" phone home to spielbergs plagious!!!

ojala la historia le de el reconocimiento mundial que merece!!!

muy enriquecedor por lo demas tus posts!

me fascino todo lo de jack davis!!

el Tomi said...

Hola Fernandito:
No se si no me saldrá mas barato ir sumiéndome ya en una profunda depresión nerviosa y sumarle a esta una continua ingestión de medicamentos y alcohol, pero ver “Melvin contra ET” me resultó hasta el momento el mas oportuno consejo médico preventivo. Te agradezco compañero, creo que con un remedio como ese vas a seguir contando con mi presencia en la barricada.

Oscar Grillo said...

Spielberg es unos de esos que "hacen el bien sin mirar a quien".
Algo de justicia hay en este mundo, el "financiero" Bernard Madoff lo cagó en una cifra estimada en trescientos millones de dolares.

Fernando Sosa said...

Hola Tomi,lo mejor será tomarselo con soda,ya vemos como acaban estas cuestiones,donde son los "menos"quienes logran mojarle la oreja a Goliath.
Lastima para nuestro oficio,tan bastardeado por momentos,porque estos hechos pasan bastante seguido.
La moraleja de este caso del dibujante español,es a que nos puede conducir una lucha desigual.
Y si te decidis a presentarle batalla Tomi,rodeate de un buen abogado cosa que vos te desligues de las bajezas de estas disputas.
Exitos querido troesma.

Fernando Sosa said...

Gracias Fraga,lo bueno de estos post es que son valorados por colegas de mucho oficio como vos,y eso me parece lo piola de esto.
Un cordial saludo

Fernando Sosa said...

Hola Oscar,gracias por la visita y el comentario.Realmente creo en ese equilibrio universal,por caratularlo de algun modo,y que todo aquel que anda en cosas raras asi acaba.Es como escupir para arriba vió?

Fernando Sosa said...

Pero que lindo es leer y enterarse de esto Oscar.Gracias :)

oenlao said...

spilberg otro cameron (x lo de sibersix)

Fernando Sosa said...

Tal cual Oenlao,ahi tenes otro caso reconocido,que lo llevó a Meglia a putearse con Cameron en una convencion donde se lo cruzó al quia.
Te puede enfermar mal esas situaciones,por lo injusto y la impotencia que genera.

Maricel said...

Que penoso, dan ganas de llorar...
Insisto, tipos como estos no caen en lugares comunes. Han visto y leído demasiado como para ignorar estas cuestiones. Y al final el perdedor siempre es el mismo, el más débil.
Ojalá se haga justicia, lástima que Blazquez ya no esté para disfrutarla.

Muy valioso tu aporte Fernando, te felicito por el blog.

Un abrazo.

Fernando Sosa said...

Muchas gracias Maricel,de esta clase de casos es de los que se aprende tambien.
Obsesionarnos con algo asi,que es nuestro derecho,pero sin contar con un buen respaldo puede acarrear un lucha desigual que nos puede enfermar.
Por etos motivos es que entro del arte debemos no solamente ser colegas y juntarnos en contadas ocasiones,sino tamnbien cuidarnos entre nosotros para que estas cosas no vuelvan a suceder más.